martes, 15 de diciembre de 2015

Tarta de queso y uvas con membrillo {sin horno}


Ya se aproximan las fiestas de Navidad y quisiera desearos a todos una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo.
Mucho tiempo sin publicar y mucho que lo he echado de menos. Gracias a los que me habeis mandado mensajes preguntando ¿qué pasa? ¿ya no hay más?
Bueno, lo único que pasa es un exceso de obligaciones, exceso de trabajo. Ha sido una época muy ajetreada que, unido al súper verano que hemos tenido, que ya casi ni nos acordamos, pero que ha sido espantoso. Tanto calor a hecho aquí en Málaga, que solo de pensar en encender el horno, me ponía peor.

Aquí os traigo esta receta, que ví hace mucho tiempo en un blog que sigo y me encanta La Reposteria de Miguel. Desde entonces está apuntada en mi cuaderno de recetas pendientes, y ya iba siendo hora de que viera la luz.

Antes que nada quiero deciros que ya la he hecho dos veces y que la voy a hacer estas Navidades, pues va a ser el postre de la cena de Nochebuena. Es una receta excepcional que os animo a probarla. La mezcla de sabores es deliciosa. Es una receta muy nuestra, muy de "aquí", el queso con uvas y membrillo, en versión actualizada.
Coincido con Miguel en que usar las tortas de anís, en lugar de galletas, para hacer la base, ha sido todo un descubrimiento. Seguro que las utilizaré para más recetas en el futuro. No sé si los que estais al otro lado del Atlántico las podeis encontrar en vuestros paises, aquí en España, las tortas de anís son un dulce típico muy antiguo. Si no podeis haceros con ellas, las podeis sustituir por galletas.

Para hacer la receta os recomiendo que utiliceis como molde una fuente honda, de cerámica o cristal. No necesita ser desmoldado, ya que lo vamos a cortar en porciones una vez que esté totalmente cuajado gracias a la gelatina.

Es tan fácil de hacer, que cualquiera puede hacerlo y triunfar. Y hay que aprovechar para hacerlo ahora, que estamos en temporada de uvas.

Y como dice Miguel: "Uvas con queso, saben a beso". Gracias Miguel por compartir una receta fantástica!

Ingredientes:
Corteza
8   tortas de anís
70 gr. de mantequilla o margarina

Relleno de queso:
400 gr. de requesón o cualquier queso tipo Philadelphia
200 gr. de nata o crema para montar (35% grasa)
100 gr. de azúcar glass
3     hojas de gelatina
1          cucharadita de extracto de vainilla
400 gr. de dulce de membrillo

Cubierta:
400 ml de mosto (zumo de uva sin alcohol)
5     hojas de gelatina
       uvas

Elaboración:
Trituramos las tortas de anís con ayuda de un robot de cocina o batidora. La mantequilla la ponemos unos segundos en el microondas, hasta tenerla líquida. La mezclamos con las tortas.
Ponemos esta mezcla en una fuente un poco honda, de unos 24 cm x 24 cm.
Aplastamos y compactamos la mezcla en el fondo del molde con ayuda de una cuchara.

Con unas varillas eléctricas, empezamos a montar la nata, que tiene que estar muy fría, añadiendo en tandas el azúcar glass. La nata no la necesitamos montada del todo, con que esté semi-montada, nos vale.

Ponemos a hidratar 3 hojas de gelatina durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, calentamos 2 cucharadas de agua en el microondas. Estrujamos las hojas de gelatina con la mano y las echamos en el agua caliente, removemos hasta disolver.

En un recipiente ponemos el requesón, el extracto de vainilla, la gelatina disuelta y la nata semi-montada. Lo integramos todo y lo echamos sobre nuestra corteza de tortas de anís preparada. Lo metemos en la nevera durante unas 4 horas.

Cortamos el dulce de membrillo en láminas y lo ponemos encima del queso.

Pelamos las uvas y quitamos las pepitas. Las ponemos encima de las láminas de membrillo.

Ponemos a hidratar las 5 hojas de gelatina durante 5 minutos. Calentamos un poco del mosto reservado en el microondas, echamos las hojas degelatina estrujadas y disolvemos. Lo juntamos con el resto del mosto.
Echamos el mosto encima de la tarta, hasta cubrir las uvas.
Metemos la tarta en la nevera toda la noche.



No hay comentarios:

Publicar un comentario