Consejos

Hago bizcochos desde ...... no sé, desde hace mucho tiempo. Me encanta, sobre todo cuando me levanto por la mañana y pienso que tengo que probar el nuevo que hice "anoche". Sí, normalmente los hago por la tarde-noche y esperamos hasta la mañana para probarlo. Tomamos todos los días bizcocho o tarta en el desayuno y, desde luego, los hechos en casa no tienen nada que ver con lo que venden en los supermercados, hay mucha diferencia en las texturas, en el sabor .... y en el precio. No sé como los pueden vender tan baratos! Lo que pienso cuando los veo por poco más de 1 € es "¿de qué estarán hechos realmente?".
En este apartado iré contando mi experiencia, algunos consejos y trucos para que os aficioneis, como yo hice hace ya un tiempo, a éste dulce mundo de la repostería.

Lo primero y más importante para que un bizcocho salga bién es ....... el horno. Hay que conocer el horno que tenemos y, una vez que has tenido más de uno, te dás rápidamente cuenta de que no todos los hornos son iguales. Así que hay que procurar conocer al nuestro y saber de qué pié cojea y eso solo lo podemos saber con la práctica. Yo puedo dar unos tiempos de cocción que son bastante aproximados y que van bién para mi horno, pero para el vuestro, es algo que tendreis que ajustar. Tampoco es que vaya ha haber tanta diferencia, normalmente solo es cuestión de minutos más o menos. Pero no hay que desanimarse si a la primera las cosas no salen del todo perfectas. ¡La repostería es así! No siempre salen los bizcochos perfectos, no siempre salen los bizcochos iguales. El truco está en corregir los fallos y repetirlo.

El primer consejo es que el horno tiene que estar bién caliente antes de meter el molde. Mejor pecar por exceso, que por defecto. Si el horno no está suficientemente caliente, el bizcocho no subirá y se hundirá por el centro. Primera causa de frustación.
Por lo tanto, lo mejor es encender el horno antes de empezar.
Para los bizcochos a mí me gusta poner el horno solo con calor abajo, lo que se denomina calor de solera. Si pongo calor arriba y abajo, se me tuestan demasiado.
El horno que tengo ahora es un horno de los baratos, eléctrico, y no tiene aire. He tenido, en otra casa donde vivía anteriormente, horno con turbo, y no me gusta el aire para los bizcochos. De acuerdo que el aire distribuye el calor de una forma más homogénea, pero yo notaba los bizcochos más resecos.