lunes, 25 de abril de 2016

Tarta de fresas con nata y chocolate

Tarta de fresas con nata y chocolate


Esta semana toca tarta, en lugar de bizcocho. Una tarta de fresas con nata, totalmente de temporada.
Tanto si tienes una ocasión especial para celebrar, como si solo quieres darte un homenaje, esta propuesta te va a encantar. Y ahora, que todavía hay fresas en el mercado, es el momento de hacerla.

¿A quién no le gusta las fresas con nata? Es un clásico! Y si encima las juntamos a un bizcocho de chocolate! En casa ya he hecho dos de éstas, para el desayuno. A mí no me gusta poner mucha azúcar en los dulces, no podemos abusar de ella, y esta propuesta lleva solo la justa para que esté dulce, pero no empalagosa.
Eso sí, hay que guardarla en la nevera. No podemos dejarla fuera por el tema de la nata, y no más de 4 días (aunque no dura tanto, jajaja ...).

También se puede hacer una versión más "light". Puedes sustituir la mitad de la nata por queso mascarpone o requesón. Bates la nata por un lado y el queso por otro. Al final lo juntas mezclando con una espátula. Así, la tarta lleva la mitad de nata y el sabor es el mismo.

Que no te asuste la receta. Parece larga y complicada, pero para nada! Léete las instrucciones un par de veces primero y organízate. Es sencilla y queda espectacular.

Que la disfrutéis!



Ingredientes:

para el bizcocho:
  • 140 gr. de harina de repostería
  • 40   gr. de cacao en polvo
  • 100 gr. de azúcar
  • 1     sobre de levadura tipo Royal (16 gr.)
  • 100 ml. de aceite de girasol
  • 3     huevos
  • 100 ml. de leche
para el relleno:
  • 500 gr. de fresas
  • 500 ml. de nata para montar (35% de grasa)
  • 125 gr. de azúcar
  • 3     cucharadas de vinagre de manzana o zumo de limón
  • 3     hojas de gelatina
almíbar:
  • 75 ml. de agua
  • 50   ml. de ron, brandy ..... (optativo)
  • 2     cucharadas de azúcar
cobertura:
  • 125  gr. de chocolate de cobertura
  • 40    gr. de mantequilla
  • 30  ml. de nata líquida o leche entera

Elaboración:
  • Lo primero es preparar las fresas. Las cortamos en trozitos pequeños y las ponemos en un recipiente. Echamos por encima el vinagre y 2 cucharadas de azúcar. Las dejamos macerar.
  • Hacemos el bizcocho. En un recipiente mezclamos la harina, el cacao y la levadura. Pasamos por un tamiz.
  • Separamos las claras de los huevos. Las batimos a punto de nieve y las reservamos.
  • En otro recipiente batimos las yemas de los huevos con el azúcar, hasta que estén espumosos. Añadimos el aceite y la leche.
  • Juntamos el batido de huevos con la harina, mezclamos bién con una espátula y lo volcamos en un molde desmontable de 24 cm. Horneamos a 170º durante 30 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar completamente.
  • Partimos el bizcocho en 2 y ponemos una de las partes en la bandeja donde lo vamos a servir. Alrededor ponemos un aro ajustable (te puede servir el aro del molde donde lo has horneado, aunque yo tengo un aro especial extensible). Yo puse, además, unas tiras de acetato alrededor por dentro del aro. Las tiras de acetato sirven para que cuando quites el aro el borde quede perfecto. Yo las compro en la papelería, son las hojas de plástico transparente que se utilizan en las transparencias. Las corto en tiras del ancho del molde y las reutilizo. Es decir, que cuando las uso, las lavo y me sirven una y otra vez.
  • Ponemos la gelatina a hidratar en un recipiente con agua durante 5 minutos. La escurrimos y la disolvemos en 2 cucharadas de agua caliente.
  • Montamos la  nata. Primero mezclamos la gelatina con la nata líquida y luego empezamos a montar. La nata tiene que estar muy fría. Cuando esté a medio montar, le vamos añadiendo el azúcar.
  • Preparamos el almíbar. Escurrimos las fresas que teniamos macerando y echamos el líquido en un vaso. En ese vaso, añadimos los ingredientes del almíbar y lo calentamos unos segundos en el microondas para que el azúcar se integre bién. El almíbar estará de un precioso color fresa.
  • Emborrachamos la base del bizcocho que tenemos ya colocado en nuestro aro con la mitad del almíbar. Extendemos con una espátula, la mitad de la nata. Extendemos las fresas cortadas por toda la superficie. Cubrimos con el resto de la nata.
  • Colocamos encima la segunda capa de bizcocho y emborrachamos la superficie con el resto del almíbar. Guardamos la tarta en la nevera unas horas, mejor toda la noche.
  • Preparamos la cobertura. Ponemos todos los ingredientes en un recipiente y calentamos en el microondas 50 segundos. Removemos bién, dejamos enfriar unos minutos.
  • Desmoldamos nuestra tarta quitando el aro y las tiras de acetato y cubrimos con nuestra ganaché de chocolate.

2 comentarios: